Entrevista

Este verano tuvimos el placer de que Rubén Orihuela nos concediera una entrevista que hoy, con la temporada individual masculina y de conjuntos a toda máquina en nuestro país, estamos orgullosos de publicar en la entrada mensual que el blog del Club Elegua dedica a la Historia de la Gimnasia Rítmica. No en vano Rubén, posiblemente en el momento más dulce de su carrera como gimnasta y técnico, es también toda una leyenda dentro de este deporte.
Rubén Orihuela Gavilán - Edad: 27 años.
- Aficiones: leer, comprar, salir a cenar, la playa...
- Gimnasta preferida: Irina Tchachina.
- Aparato predilecto: me gustan todos los aparatos que componen la rítmica, todos por igual; cada uno tiene algo en especial.
- Palmarés: 7 veces campeón de España y 9 internacional.
Rubén comenzó a practicar gimnasia rítmica en 1998. "Mis compañeras del colegio comenzaron el curso de rítmica en la escuela de Sedaví. En los descansos, a la hora del almuerzo, veía como hacían en el colegio todas las cosas que iban aprendiendo. En ese momento me di cuenta de que por naturaleza todos esos movimientos no me resultaba complicados, y durante un mes fui a ver desde las gradas todos los entrenamientos del grupo de competición; hasta que un día me decidí a pedir una hoja de inscripción."
Como el mismo nos cuenta, parece que la rítmica era algo innato; que pronto pasó a ser el centro de su vida: "para mi lo que significa la gimnasia lo puedo definir de una forma muy breve, lo significa TODO. Toda mi vida gira entorno a la rítmica porque así lo he decido. La gimnasia me aporta lo necesario para sentirme una persona feliz."
Así, con toda la pasión y esfuerzo que hay tras sus palabras, junto a una ya dilatada trayectoria, no es de extrañar que atesore muchísimas experiencias vinculadas a su carrera deportiva. "Por suerte tengo muchos buenos recuerdos. Ya son 16 años los que practico este maravilloso deporte, y en todos estos años he tenido momentos fantásticos. Por ejemplo poder vivir la experiencia de entrenar con Almudena Cid o competir con gimnastas de renombre como Kondakova, Garayeva o Carolina Rodríguez. Son muchos los momentos que podría tenerlos como INOLVIDABLES." Sin embargo, en tantos años también han habido sinsabores y dificultades; muchas veces procedentes de los despachos. "Uno de los mayores obstáculos a los que me he enfrentado fue cuando en 2009 la RFEG prohibió a los gimnastas poder participar de forma oficial. En ese momento me encontré en una situación en la que tenía que buscar soluciones sin realmente pensar en cuál podría ser la mejor forma. Me lancé sin mirar abajo, buscando una solución justa para nosotros."
Esto lo llevó a ser el “abanderado” en pro de que existiera un Campeonato de España Masculino y no una subcategoría que acogiera a los chicos. Con el paso del tiempo nos interesamos por saber cómo recuerda aquellos momentos: "lo recuerdo con angustia. Un momento muy duro que marcó un antes y un después en gimnasia. Fue justo ahí cuando finalmente se reconoció de forma oficial. El objetivo era bueno, pero hasta llegar a conseguirlo pasé por situaciones muy diversas y entre la diversidad muchos momentos de miedo, de pensar que podían cortarme las alas y que dejaría de ser yo. Estas personas no pensaban en el dolor que causaba a muchas otras, porque no solo es al gimnasta a quien perjudicaban, también era a sus familiares, a sus clubes, a todo el entorno que los apoyaba."
Fruto de esa lucha, a medida que pasan los años se amplían las categorías en los Autonómicos y Nacionales Masculinos gracias al mayor número de participantes; aquí en Canarias podemos dar buena cuenta de ello. Aún así, Rubén tiene dudas sobre cómo será la evolución de la rítmica masculina a nivel nacional e internacional. "El futuro de la gimnasia no tengo claro como lo veo. Si tengo claro que es lo que me gustaría, y es que se llegase a igualar en número de gimnastas y derechos a la femenina."
Algo más claro tiene su futuro. "Tengo muchísimos sueños que cumplir en este deporte, pero prefiero reservármelos y disfrutar del día a día como hasta ahora. Viviendo la gimnasia, así llegué a vivir sueños que jamás pensé que podrían llegar a ser tan siquiera sueños. Ahora compagino mi faceta de gimnastas con la de entrenador. Me encuentro en un momento muy bueno. Hay personas fieles a mi que valoran mi trabajo, y gracias a ellos he podido hacer una serie de colaboraciones con clubes y selecciones nacionales que me han aportado mucho y que me dan fuerza para seguir adelante."
Uno de esos sueños acaba de materializarse. "Este año 2014, hice mi primer Campus Internacional; que fue todo un éxito. Un campus de entrenamiento de élite muy diferente a lo que hay hasta ahora ofertado, que son de tipo lúdico. Este campus refleja bien que es lo que yo quería cuando tenia 12 o 14 años, quería trabajar duro. Ahora ya estamos preparando el próximo." De parte de toda la familia del Club Elegua, y en especial desde esta plataforma desde la que siempre hemos pretendido ir un poco más allá del ámbito de la entidad y dar a conocer presente, pasado y futuro de la rítmica, no podemos más que dar a Rubén las gracias por compartir sus vivencias con nosotros. Le deseamos todo lo mejor y esperamos que su tesón, trabajo y lucha sirvan de inspiración a las nuevas generaciones de gimnastas. Os dejamos disfrutando de su buen hacer en el último Nacional Individual Masculino a través de esta lista de reproducción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *